Investigadores de la Universidad de Granada han desarrollado un novedoso tratamiento bacteriano para el cuidado de la piedra que mejora la conservación de edificios históricos. Esta protección y consolidación sin precedentes evita los efectos de la alteración física y química asociada a la contaminación atmosférica y las sales. El método, que publica la prestigiosa revista Nature Communications, se ha probado con excelentes resultados en el monasterio de San Jerónimo de Granada (siglo XVIII).

La técnica se basa en el aislamiento de una comunidad indígena de bacterias carbonatogénicas presentes en piedras de edificios históricos alteradas por sales, su cultivo en laboratorio y su re-aplicación sobre la misma piedra. De esta forma, este método provoca una “excelente protección y consolidación” debido a la formación de un biocemento bacteriano nanoestructurado, un material híbrido de extrema resistencia.

El grupo de investigación co-dirigido por los profesores María Teresa González Muñoz y Carlos Rodríguez Navarro ya patentó en 2014 un producto que regenera la piedra de forma natural mediante la activación de bacterias. La fórmula, también orientada a la conservación del patrimonio histórico de las ciudades, ha sido comercializada por la empresa granadina KBYO Biological.

, , , , ,


escribir comentario

NO HAY COMENTARIOS