Carlos González, artesanía con madera noble para descubrir su alma de música

Cuando era joven se fue a París a tocar la guitarra. Carlos González se ganaba la vida tocando en el metro, hasta que su pasión por la música antigua le llevó a querer tocar un laúd. Como no tenía dinero se apuntó a un taller y creó su propio instrumento. Este hecho cambió su vida y su profesión de guitarrista quedó relegada a un segundo plano. En los años noventa se instaló en Almería y desde entonces vende sus instrumentos desde  esta tierra andaluza a todo el mundo. Su especialidad son los instrumentos antiguos. Si no conoce el instrumento, lo estudia, realiza planos y luego lo construye. Una ardua labor movida por su gran pasión: transformar un trozo de madera hasta que descubra su alma de música. Entre los reconocimientos con los que cuenta destaca la Carta de Maestro Artesano de la Junta de Andalucía y la Orden de Caballero de las Artes y las Letras del Ministerio de Cultura de Francia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *