Alertas de lo que sucede en casa con un reloj útil para personas sordas

Jóvenes emprendedores malagueños han desarrollado Wiim, una tecnología para que las personas sordas se desenvuelvan con mayor autonomía en el hogar. A través de sensores inalámbricos el usuario recibirá en un reloj alertas de lo que sucede en su casa: alguien llama al timbre, una llamada de teléfono o una alerta de incendio. Un modo de adaptar los espacios a las personas sordas.

Rutas accesibles con una app que las personaliza para cada usuario

Investigadores de la Universidad de Granada han desarrollado una app basada en técnicas de inteligencia artificial que permite obtener rutas accesibles. Es gratuita, y permite diseñar y obtener rutas a pie personalizadas, que tienen en cuenta la existencia de pendientes, escaleras, zonas peatonales o zonas verdes. Se llama ProA y funciona en dispositivos Android.

Joyas ecológicas frente a la explotación laboral infantil

Joyas artesanales creadas con materiales procedentes de una minería ecológica. Es la apuesta de Luz y Frank, un matrimonio en Estepona que ha creado Nehcaa Jewelry. Fabrican unos colgantes en forma de gafas de sol con materiales extraídos por comunidades mineras artesanales y de pequeña escala, en las que no hay trabajo infantil y se respetan los derechos laborales. Unos materiales acreditados por la organización internacional Fairmined, en la que Luz es la única española.

Robótica y programación en el instituto con un innovador proyecto educativo

José Pujol es ingeniero en Automática y Electrónica. Hace una década dejó su trabajo en la empresa privada para dedicarse a la docencia. Desde entonces, ha puesto en marcha un innovador sistema de enseñanza de robótica y programación con el que los alumnos no reciben clases téoricas, sino que aprenden desarrollando proyectos: invernaderos automatizados, casas inteligentes, impresoras 3D… Su labor en el IES Vicente Alexaindre de Sevilla ha hecho que reciba en 2016 el premio ‘Antonio Domínguez Ortiz’, concedido por la Junta de Andalucía, por innovar en las aulas. Además ha creado Kiwibot, una asociación sin ánimo de lucro para difundir la robótica y la programación.