Miguel Ángel Torres, un maestro alfarero moldeado desde la infancia

El cordobés Miguel Ángel Torres tuvo claro desde pequeño que sería alfarero ceramista. Hoy, con más de medio siglo de vida, posee la Carta de Maestro Artesano que otorga la Junta de Andalucía. Fue en 2014 cuando recibió tal reconocimiento. En su taller de artesanía en La Rambla, provincia de Córdoba, trabaja con barro y con gres de alta temperatura. Totalmente autodidacta, se ha consolidado como empresario del sector. Desde 1999 dirige su propia empresa y en la actualidad intenta transmitir sus conocimientos a nuevas generaciones para que el oficio no desaparezca. Todas sus creaciones son totalmente artesanas, desde las piezas hasta el esmalte con el que las decora.

José Miguel García, un maestro alfarero con sello distintivo

La localidad almeriense de Sorbas ha sido a lo largo de su historia cuna de alfareros. En el siglo XI se conocía como ‘olla de barro’ debido a la calidad del barro de la zona para hacer piezas de menaje aptas para el fuego. En este entorno es en el que creció José Miguel García, cuarta generación de una familia de alfareros cuyos orígenes se remontan al año 1600. José Miguel trabaja el barro tal y como le enseñaron su padre y su tío: con la misma delicadeza y técnica de antaño. Labor que le ha sido reconocida con la Carta de Maestro Artesano de Andalucía en el año 2016. Las piezas de este alfarero se caracterizan por estar decoradas con pincelada suelta. Pese a ir adaptándose a la demanda de sus clientes, que cada vez quieren objetos más utilitarios, José Miguel sigue creando como su sello de distinción el típico gallo de Sorbas y el ‘ajuarico’, una pieza que reúne todos  los objetos del ajuar en miniatura y que en Sorbas, por tradición, se ha regalado a las novias el día de su boda.

Juan Martín, excelencia gastronómica para potenciar el sabor de Huelva

Juan Martín empezó a trabajar como camarero con nueve años para ayudar a salir adelante a su familia. El tiempo hizo que acabara enamorándose del oficio. La Academia Andaluza de Gastronomía y Turismo ha premiado en 2016 a este restaurador por toda su trayectoria. Defensor a ultranza de las excelencias de la gastronomía onubense, Juan Martín, propietario del restaurante Azabache en Huelva capital, tiene un lema: “No nos creemos los mejores, pero sí intentamos ser los mejores cada día”.

Jesús Molero, maestría artesana incrustada en el mercado internacional

Jesús Molero es la cuarta generación de una familia dedicada a la incrustación y el grabado en el mueble. Artesanía Molero ha realizado trabajos desde Granada para clientes de todo el mundo, y sus piezas han sido requeridas por numerosas casas reales. En 2008 decidió dar ese salto al mercado internacional y podemos encontrar piezas suyas desde Japón a Estados Unidos. Posee desde 2013 la Carta de Maestro Artesano que otorga la Junta de Andalucía y ha sido Diploma Nacional de Artesanía en dos ocasiones, en los años 2008 y 2014.