José Manuel González, investigación y educación a través de la guitarra

Su primera guitarra se la trajeron los Reyes Magos, y sus esfuerzos con este instrumento se han centrado en la pedagogía y en la investigación. Natural de Ronda, en Málaga, su labor investigadora se ha centrado en el período de la Guerra Civil española. Sobre este tema ha versado su conferencia en la Guitar Foundation of America, una cita anual y de referencia internacional que se celebra en Denver, Estados Unidos. Imparte clases de guitarra en Granada, en Iniciativas Musicales.

Olalla Castro, poesía ante la necesidad de cambio

Escribe desde siempre, nos cuenta, porque es lo que veía en casa (su padre es periodista y escritor). Olalla Castro se mueve en varios géneros, pero es en la poesía donde le han llegado los reconocimientos. Esta granadina fue galardonada en 2013 con el Premio Nacional de Poesía Miguel Hernández por ‘La vida en los ramajes’. Más tarde, en 2016, con el Premio Tardor de Poesía con la obra ‘Los sonidos del barro’. Ha sido también letrista y cantante de varias agrupaciones musicales, entre ellas, Nour.

Santiago Ydáñez, verdad y pasión con pinturas de gran formato

Santiago Ydáñez, artista de Puente de Génave, Jaén, valoró la pintura como una salida laboral cuando un profesor de dibujo le dijo que tenía buena mano. Se formó en Bellas Artes e inició una aventura arriesgada: vivir del arte. Sus rostros de gran formato le abrieron el mercado nacional y lo han llevado por galerías de medio mundo. Santiago Ydáñez ha ido incorporando elementos y técnicas a un proceso creativo que él define como verdad y pasión, en el que se mezclan todos los referentes que lo han hecho crecer como ser humano y artista.

Miguel Rodríguez, realismo onírico en la obra de un pintor anárquico

El sevillano Miguel Rodríguez es un pintor autodidacta que hace del dibujo su principal virtud y el motivo de su diversión. Porque él pinta cuando le apetece y, sobre todo, porque le divierte. Se inició con 16 años. Tres décadas después, puede contar que ha expuesto por toda Europa y Estados Unidos. A través de sus obras trata de capturar, asegura, la parte espiritual del ser humano: eso que es intangible, pero que según él explica la verdadera naturaleza humana. ¿Su estilo? “No es hiperrealista, aunque a veces me pongan esa etiqueta”, contesta Miguel Rodríguez. Con influencias surrealistas, opta por ‘realismo onírico’ a la hora de asumir una corriente.