Rubén González, la trompeta como forma de vida y expresión de sentimientos

Con seis años jugando en la calle de su barrio, La Cañada de San Urbano de Almería, le preguntaron si se quería apuntar a la Agrupación Musical San Indalecio y no dudó en hacerlo. Los primeros pasos en el mundo de la música con un tambor no impidieron que pronto llegará su gran pasión: la trompeta. Esa de la que le cuesta explicar por qué le profesa tanto amor, esa con la que transmite sus sentimientos y de la que ha hecho su forma de vida.

Rubén González ganó en 2015 el International Trumpet Days Competition, Trumpet Talents de Estonia y se le abrieron muchas puertas. Ha tocado con la Orquesta Filarmónica de Madrid o la Nacional de España y en la actualidad lo hace en la de Mallorca, lugar donde imparte su experiencia con jóvenes alumnos en el Conservatorio Superior de Música de Islas Baleares, a los que les enseña a que disfruten tocando.

Juanjo Guarnido, el dibujo como lenguaje expresivo para ganar los Óscar del cómic

En su carrera la animación y el cómic han ido en zig zag. El granadino Juanjo Guarnido fue Premio Nacional del Cómic en 2014, por su trabajo en el cómic ‘Amarillo’, la quinta entrega de la serie ‘Blacksad‘. Una serie que realiza junto a Juan Díaz Canales y con la que ha ganado varios premios Eisner, los conocidos como los Óscar del cómic. Ha trabajado como animador para Disney, en películas como ‘Tarzán’ y ‘El jorobado de Notre Dame’.

Manuel Santiago Manolete, flamenco desde el Sacromonte hasta Japón a golpe de taconeo

Han disfrutado de su baile flamenco desde EE.UU. a Japón. Manuel Santiago Maya, más conocido como ‘Manolete‘, lleva toda una vida dedicada al flamenco y a los escenarios. En 2001 fue Premio Nacional de Danza y desde 2009 dirige en el barrio del Sacromonte, en su Granada natal, la Escuela Internacional de Flamenco que lleva su nombre.

Paco Chorobo, de ingeniero a lutier cuyas guitarras suenan hasta en Nepal

Paco Chorobo (Úbeda, Jaén) dejó su trabajo como ingeniero de telecomunicaciones en una multinacional para centrarse en su pasión: ser lutier. Empezó en 2012, construyendo una guitarra para un amigo y desde entonces ha realizado casi medio centenar. Mantiene su carrera como guitarrista y se ha iniciado en la docencia, impartiendo cursos de construcción. Cada guitarra que hace es un proyecto personalizado, a medida del guitarrista. Esa filosofía lo ha puesto en contacto con intérpretes de medio mundo: de Chile a Nepal o Irán, de China a Suiza.