Ramón González, un referente de la robótica internacional con proyectos en la NASA y la OTAN

De pequeño le gustaba construir cosas con sus propias manos y le fascinaba la astronomía. De mayor sus sueños se han hecho realidad a través de la robótica. Ramón González es un almeriense natural de la localidad de Viator que en 2017 ha recibido la Medalla de Andalucía por su labor en el campo de los sistemas automáticos de robots móviles y vehículos autónomos. Licenciado en Ingeniería Informática por la Universidad de Almería y doctor en Robótica, su periplo profesional, tras pasar por la Universidad de Zaragoza donde ejerció de profesor, le llevó en 2014 al Instituto Tecnológico de Massachusetts. Allí trabaja en proyectos I+D para la NASA, en posibles misiones a Marte y para la OTAN en un software de simulación de vehículos militares.

De pequeño le gustaba construir cosas con sus propias manos y le fascinaba la astronomía. De mayor sus sueños se han hecho realidad a través de la robótica. Ramón González es un almeriense natural de la localidad de Viator que en 2017 ha recibido la Medalla de Andalucía por su labor en el campo de los sistemas automáticos de robots móviles y vehículos autónomos. Licenciado en Ingeniería Informática por la Universidad de Almería y doctor en Robótica, su periplo profesional, tras pasar por la Universidad de Zaragoza donde ejerció de profesor, le llevó en 2014 al Instituto Tecnológico de Massachusetts. Allí trabaja en proyectos I+D para la NASA, en posibles misiones a Marte y para la OTAN en un software de simulación de vehículos militares.

Continuar leyendo


José Luis Guzmán, ingeniería automática para facilitar la vida a las personas

José Luis Guzmán, natural de Almería, comenzó sus estudios de Ingeniería Informática y de Sistemas en la universidad de esta ciudad, pero una colaboración en el departamento de Automática cambió su vida. Construir mini robots hizo que viera una salida aplicada a la informática y desde entonces se ha dedicado a investigar con el fin de hacer más sencilla la vida a las personas. La Real Academia de Ingeniería le ha condecorado en 2016 con su medalla a mejor investigador joven. Premio que avala su buen hacer en el control automático de procesos donde es especialista. José Luis Guzmán se dedica a aplicarlo en energías limpias como la solar o la producción de biodiesel o biomasa con microalgas. También dedica buena parte de su labor investigadora a la docencia, trasladando complejos conceptos matemáticos a herramientas digitales que los hacen más comprensibles a sus estudiantes. Es coautor de más de 250 artículos en revistas y conferencias científicas y miembro del Comité Español de Automática.

José Luis Guzmán, natural de Almería, comenzó sus estudios de Ingeniería Informática y de Sistemas en la universidad de esta ciudad, pero una colaboración en el departamento de Automática cambió su vida. Construir mini robots hizo que viera una salida aplicada a la informática y desde entonces se ha dedicado a investigar con el fin de hacer más sencilla la vida a las personas. La Real Academia de Ingeniería le ha condecorado en 2016 con su medalla a mejor investigador joven. Premio que avala su buen hacer en el control automático de procesos donde es especialista. José Luis Guzmán se dedica a aplicarlo en energías limpias como la solar o la producción de biodiesel o biomasa con microalgas. También dedica buena parte de su labor investigadora a la docencia, trasladando complejos conceptos matemáticos a herramientas digitales que los hacen más comprensibles a sus estudiantes. Es coautor de más de 250 artículos en revistas y conferencias científicas y miembro del Comité Español de Automática.

Continuar leyendo


Daniel López, un visionario que supo adelantarse al poder de la nube

La madre de Daniel López, ingeniero licenciado en la Escuela de Ingenieros de Sevilla, quería que su hijo estudiara unas oposiciones y llevara una vida tranquila en España. Pero Daniel, al terminar la carrera, se fue a trabajar a Silicon Valley. Allí descubrió que el futuro estaba en la nube. En 2005 volvió a España y creó Bitnami, una exitosa empresa internacional, con sede a caballo entre Sevilla y San Francisco, que presta sus servicios a grandes compañías como Amazon, Google y Microsoft.

La madre de Daniel López, ingeniero licenciado en la Escuela de Ingenieros de Sevilla, quería que su hijo estudiara unas oposiciones y llevara una vida tranquila en España. Pero Daniel, al terminar la carrera, se fue a trabajar a Silicon Valley. Allí descubrió que el futuro estaba en la nube. En 2005 volvió a España y creó Bitnami, una exitosa empresa internacional, con sede a caballo entre Sevilla y San Francisco, que presta sus servicios a grandes compañías como Amazon, Google y Microsoft.

Continuar leyendo


Una app conecta a ingenieros y empresas para facilitar la inserción laboral

Las empresas que precisan un ingeniero publican sus ofertas de empleo a través de esta aplicación web. Posteriormente, los alumnos y egresados de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de la Universidad de Huelva reciben la notificación en sus dispositivos móviles. Mediante esta herramienta llamada ETSIEmplea, desarrollada por alumnos del centro e ideada por su director, se pretende facilitar el acceso al mercado laboral de los jóvenes ingenieros e invitar a las compañías a contar con el talento local.

Las empresas que precisan un ingeniero publican sus ofertas de empleo a través de esta aplicación web. Posteriormente, los alumnos y egresados de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de la Universidad de Huelva reciben la notificación en sus dispositivos móviles. Mediante esta herramienta llamada ETSIEMPLEA, desarrollada por alumnos del centro e ideada por su director, se pretende facilitar el acceso al mercado laboral de los jóvenes ingenieros e invitar a las compañías a contar con el talento local.

Continuar leyendo


Un detector de caídas avisa de los accidentes de mayores en el hogar

Es fruto del trabajo de los científicos del Grupo de Investigación en Ingeniería Biomédica de la Universidad de Sevilla. Se trata de un pequeño dispositivo que se coloca en la espalda del usuario. El sistema, conectado a una aplicación móvil, detecta por sí mismo las caídas de quien lo porta, y, de forma automática, avisa a los servicios de atención. En primera instancia, está pensado para dar respuesta a los accidentes de personas mayores en el hogar y su coste en el mercado, una vez se comercialice, no superaría los 20 euros de coste.

Es fruto del trabajo de los científicos del Grupo de Investigación en Ingeniería Biomédica de la Universidad de Sevilla. Se trata de un pequeño dispositivo que se coloca en la espalda del usuario. El sistema, conectado a una aplicación móvil, detecta por sí mismo las caídas de quien lo porta, y, de forma automática, avisa a los servicios de atención. En primera instancia, está pensado para dar respuesta a los accidentes de personas mayores en el hogar y su coste en el mercado, una vez se comercialice, no superaría los 20 euros de coste.

Continuar leyendo